Mocasín de Agua

Mocasín de Agua

Mocasín de Agua

Agkistrodon piscivorus

Es una serpiente venenosa también conocida como crótalo, boca de algodón o víbora de foseta, esto último debido a sus cavidades termo receptoras o fosetas loreales, que son orificios situados entre cada ojo y el orificio nasal.

Boca de algodón, mocasín de pantano y mocasín negro, son otros nombres informales con los que se conoce este tipo de ofidio.

Anatomía

Son las más grandes del género Agkistrodon. A diferencia de otras especies de serpientes, en este caso los machos son más largos que las hembras, llegando a medir máximo 1.80 m, aunque lo más común es que midan un poco menos pero superando los 80 cm. Su peso es de alrededor de 1.7 kg.

Su coloración varía con la región, abarcando diferentes gamas como el marrón, gris, verde olivo y negro. Las crías lucen diferentes, pues presentan manchas irregulares en tonos rojizos y negros sobre un fondo crema o rosa pálido, además de que la cola posee una punta amarilla. Ese amarillo va tornándose verdoso en etapa juvenil para finalmente convertirse en negro en la etapa adulta.

El nombre coloquial de boca de algodón proviene de la similitud que hay entre el interior de su boca y un brote de algodón, pues luce muy blanca y brillante.

De adultos también presentan patrones de rayas y manchas, pero no son tan intensas como en su etapa juvenil y se van perdiendo a medida que envejecen. Una mocasín de agua casi negra en su totalidad, indica que se trata de un ejemplar maduro.

Veneno

Su potente veneno es capaz de dañar tejidos y las mordidas son muy dolorosas. Son capaces de matar a un ser humano si no es atendido de emergencia, o bien, si presenta una débil salud cuyas defensas no puedan resistir el efecto dañino.

Afortunadamente existen antivenenos para tratar mordeduras de mocasines a seres humanos, aunque la prevención y protección es mucho mejor, sobre todo si se trata de niños y adultos mayores.

Descripción del mocasín de pantano, mocasín negro o boca de algodón.

Mocasín de agua – Agkistrodon piscivorus

Hábitat y distribución

Es nativa de los Estados Unidos de América, abarcando desde el sureste de Virginia hasta el sur de Florida. De ahí las poblaciones se reparten en Arkansas, Texas, Oklahoma y el sureste de Kansas, entre otras regiones metropolitanas.

Como su nombre lo dice, son especies que prefieren ambientes con presencia de cuerpos de agua, como humedales, pantanos, lagunas, ciénagas, arroyos, marismas, fondos de bahías, entre otras zonas.

Para protegerse e hibernar se adentran en madrigueras hechas por otros animales, como por ejemplo, castores o cangrejos de río.

Alimentación

Como todas las serpientes, son carnívoras y se alimentan de mamíferos y pescado principalmente. Por lo general mantienen al animal capturado entre la mandíbula hasta que deja de luchar por su vida a consecuencia del efecto del veneno, para posteriormente comenzar a engullirlo.

Las serpientes más jóvenes suelen capturar a sus presas con ayuda de su cola, pues mueven de un lado a otro la punta para atraerlos al resto de su cuerpo y finalmente atacar sorpresivamente con una mordida letal.

Entre su dieta se encuentran los anfibios como las ranas leopardo, reptiles como las tortugas terrestres, lagartos pequeños y otras serpientes, así como mamíferos entre los que se encuentran las musarañas y ardillas, entre muchos otros.

Reproducción

Los mocasines machos luchan entre sí para tener el derecho a aparearse mediante danzas de combate, en el que se busca ahuyentar a los oponentes débiles.

Son ovovivíparos. Esto quiere decir que los huevos eclosionan dentro de la madre para nacer vivas al exterior.

Entre abril y mayo se lleva a cabo el mayor número de apareamientos, aunque realmente pueden reproducirse en cualquier mes del año. Los nacimientos se dan en mayor abundancia en agosto y septiembre.

Son ovovivíparos. Esto quiere decir que eclosionan dentro de la madre para nacer vivas al exterior. En promedio nacen de cinco a nueve crías, siendo 16 el mayor número hasta hoy, aunque esto es poco frecuente. Solo de dos a tres recién nacidos llegan a la etapa adulta, y esto es por la depredación.

Las hembras alcanzan la madurez sexual a los tres años de edad, pero en los machos este dato es desconocido. Su esperanza de vida es también desconocida con certeza; sin embargo, ejemplares en cautiverio mueren de causas naturales poco antes de llegar a los 25 años.

Amenazas

El desarrollo urbano y la silvicultura son las principales amenazas para esta serpiente. La muerte directa por los seres humanos también es un factor preocupante, pues la mala reputación que tienen ocasiona que sean liquidadas a la mínima oportunidad.