Pitón Arborícola Verde

Pitón Arborícola Verde

Pitón Arborícola Verde

Morelia viridis

Todas las serpientes son hermosas, pero particularmente esta pitón de comportamiento solitario logra asombrar a cualquiera. Pertenecen a la familia Pythonidae y su anatomía es impactante.

Anatomía

Lo primero que se nota al observarlas es su intenso color verde limón. Su piel está acompañada de manchas blancas y amarillas distribuidas irregularmente. Sus ojos son muy intimidantes, pues están redondeados y muy grandes, al igual que la forma de su cabeza. La zona ventral generalmente es de un color amarillento o casi blanco.

Las crías son visualmente distintas. Pueden ser de color amarillo intenso o rojo ladrillo con manchas blancas delineadas con negro y varios puntos blancos distribuidos de manera desordenada. También pueden tener algunas manchas amarillas y contrastar esto con sus ojos color naranja.

Miden de longitud de 1.50 a 1.80 m siendo las hembras de mayor tamaño.

En la parte de la cabeza contienen una línea blanca bordeada con negro, en forma de U, que delinea alrededor de su cabeza, pasando por las ventanas de la nariz y rompiendo la continuidad en los ojos para después continuar en dirección al cuerpo.

Pitones arborícolas verdes y rojas en etapa juvenil habitan en diferentes regiones, siendo las rojas las menos estudiadas, ya que en su estado natural no han podido observarse. Se ha confirmado que todas las rojas cambian a un color verde brillante cuando son adultas, pero en el caso de las amarillas no ocurre lo mismo, ya que pueden quedarse de ese mismo color toda su vida.

Miden de longitud de 1.50 a 1.80 m siendo las hembras de mayor tamaño al alcanzar un máximo de 2 metros. El tamaño tiene relación con la región donde habiten y con sus hábitos alimenticios.

Los machos tienen un peso aproximado entre 1 y 1.4 kg, mientras ellas registran hasta 1.6 kg, con casos extremos de 2.2 kilos.

Información sobre la pitón arborícola verde

Pitón arborícola verde – Morelia viridis

Hábitat y distribución

Se distribuyen por Nueva Guinea e islas circundantes, al este de Indonesia y al noreste de la Península del Cabo York en Australia. Habitan entre el nivel del mar y hasta 2,000 metros de altura.

Bosques tropicales, arbustos y matorrales son los lugares donde pueden ser encontrados. Permanecen mucho tiempo en los árboles y su coloración les permite muchas veces pasar desapercibidos ante sus depredadores.

Alimentación

Se conocen por cometer actos de canibalismo entre compañeros de nido.

Se alimentan de animales pequeños, especialmente de mamíferos y otros reptiles. Las aves constituyen un menor porcentaje en su dieta. Para cazar, suelen sujetarse de las ramas con su cola prensil y emboscar a su presa de una manera veloz para posteriormente aniquilarla por medio de la constricción.

Según los datos arrojados por investigadores, las más jóvenes suelen atraer a especies pequeñas con la punta de su cola, haciendo parecer como si se tratara de un pequeño gusano.

Desde que nacen son carnívoros, e incluso, se conocen por cometer actos de canibalismo entre compañeros de nido, donde sobreviven los más ágiles y fuertes.

Reproducción

Se desconocen detalles de su ciclo reproductivo debido a que no han sido avistadas durante esa etapa en su estado natural. Los que sí puede confirmarse es que son ovíparos y que no existen enfrentamientos entre los machos para acceder a las hembras.

Las crías miden cerca de 30 cm de largo.

Una vez que un macho encuentra a una compañera de apareamiento, la estimulará con sus espuelas cloacales para hacerla receptiva.

Se deduce que no se reproducen cada año y en cautiverio los meses más activos son de agosto a enero. Las eclosiones suelen coincidir con el inicio de las temporadas de lluvias de la región donde habitan. El período de incubación es de 50 días aproximadamente, pudiendo ser más o menos tiempo.

Las crías miden cerca de 30 cm de largo y la madurez sexual se alcanza después de que logran definir su coloración de adultos, esto es, poco más de dos años en los machos y más de tres años y medio en las hembras.

Amenazas

Son capturadas para el comercio de mascotas. Su inigualable belleza y su ubicación geográfica son características que atraen a compradores de todo el mundo para mantenerlas en cautiverio.

Aunado a eso, algunos pueblos indígenas las atrapan para alimentar a sus familias, pues su carne es apreciada y vista como un manjar muy nutritivo.