Pitón Real

Pitón Real

Pitón Real

Python regius

La pitón real también es conocida como pitón bola y es un hermoso reptil nativo del continente africano.

Anatomía

Las hembras suelen ser más largos que los machos. Estos últimos miden de 90 cm a poco más de un metro de longitud, mientras ellas de 1.22 a 1.37 m. Los ejemplares más grandes alcanzan hasta 1.82 metros.

Comparado con el cuerpo, la cabeza es pequeña. Su coloración y diseño de manchas es lo que la diferencia de otras especies de pitón. Son de color negro de base con manchas asimétricas en color marrón y ciertas partes doradas. La zona ventral es color crema o casi blanca. Pueden tener líneas amarillas cerca de los ojos y de las ventanas de la nariz.

Los ejemplares más grandes alcanzan hasta 1.82 metros.

El dimorfismo sexual solo es visible en los adultos, ya que en etapa de cría es muy difícil diferenciarlos a simple vista.

Hábitat y distribución

La serpiente real se distribuye por varios países de África, entre los que se encuentran: Sudán, Uganda, Ghana, Uganda, Togo, Senegal, Nigeria y Sierra Leona.

Viven en entornos secos de pastizales, pero igual son observados en tierras agrícolas y bosques abiertos. Su rol ecológico es el de equilibrar las poblaciones de roedores, quienes se caracterizan por tener una acelerada reproducción.

Pasan gran parte de su tiempo entre hojas secas, en la tierra o en madrigueras abandonadas. Son mayormente activos en horas crepusculares.

Características de la pitón real o pitón bola

Pitón real – Python regius

Alimentación

La dieta de esta hermosa serpiente está compuesta mayormente de ratas gigantes africanas (Cricetomys gambianus) y jerbos (Dipodinae).

Utilizan señales químicas y visuales para capturar a su presa, a la que observan a lo lejos para posteriormente atraparlas por emboscada. Inmovilizan por medio de la constricción y engullen a su víctima muchas veces aún con vida.

El calor que emanan las presas que serán parte de su próximo alimento, son detectadas por estas serpientes que son exitosas cazando incluso en horas de total oscuridad.

Reproducción

Alcanzan su madurez sexual a los cinco años de edad y las hembras se reproducen aproximadamente cada dos o tres años. Colocan alrededor de 10 huevos dentro de una madriguera o en un lugar apartado del paso de los depredadores. Como otras pitones, las madres rodean los huevos con su cuerpo y esperan durante un máximo de 80 días a que estos eclosionen.

Las madres rodean los huevos con su cuerpo y esperan durante un máximo de 80 días a que estos eclosionen.

Son madres dedicadas mientras sus crías permanecen dentro de los huevos, pues están alerta de la temperatura que hay en el ambiente ya sea para producir calor o producir humedad. La temperatura es tan importante, que de ello depende la vida o muerte de los descendientes, así como los defectos congénitos que pudieran tener o el color de su anatomía.

Durante el cuidado de los huevos, ellas pueden comer de manera escasa o no probar alimento; descuidan poco tiempo la madriguera, haciéndolo solo en casos muy necesarios.

Una vez que nacen, la madre continúa en solitario mientras las crías se ayudan de sus sentidos e instinto para sobrevivir por su cuenta.

Amenazas

Lamentablemente, también los depredadores tienen amenazas en su medio natural. El hombre es el principal responsable de las numerosas pérdidas de pitones reales en África, y esto es debido al comercio de carne y piel y al mercado internacional de mascotas.

Algunas personas mantienen a estos individuos en cautividad dentro de peceras reguladas en temperatura para mantener a los ejemplares en buen estado de salud. Esto es considerado como abuso animal para las organizaciones ambientalistas, pues es un animal salvaje que necesita de su entorno para llevar a cabo sus comportamientos naturales propios de un ser vivo depredador. Muchas veces el espacio asignado para ellos es insuficiente y no permite que pongan en movimiento su musculatura ni se esfuercen por capturar a sus presas, lo que se convierte en un problema mayúsculo cuando se busca dejarlas en libertad.