Serpiente Cabeza de Cobre

Serpiente Cabeza de Cobre

Serpiente Cabeza de Cobre

Agkistrodon contortrix

Es una especie venenosa que pertenece a la subfamilia Crotalinae, de la que también se desprenden las serpientes de cascabel, mocasines, entre otras.

Su género Agkistrodon contiene dos especies más, que son el mocasín de agua (Agkistrodon piscivorus) y el cantil (Agkistrodon bilineatus).

Anatomía

No son especies muy largas pero sí robustas. Su longitud oscila entre 50 y 100 cm, siendo los machos más grandes que las hembras.

Su longitud oscila entre 50 y 100 cm, siendo los machos más grandes que las hembras.

Son de color marrón rojizo con un peculiar diseño de manchas de diferentes tonalidades de café y rosa pálido. La cabeza es lisa y color cobre, lo que le otorga su conocido nombre. Son llamativas y hermosas visualmente, aunque por lo general se camuflan con su entorno y pasan desapercibidas.

Los ejemplares jóvenes miden máximo 25 cm y presentan un color más grisáceo en la piel. La cola contiene tonos amarillos que se van desvaneciendo con la edad.

Venom

Estas serpientes son venenosas incluso en la etapa de recién nacidos. A las pocas horas pueden inyectar veneno igual de potente que el de un adulto. Los colmillos se sustituyen de manera periódica a lo largo de su vida, de cinco a siete veces.

Su veneno es hemolítico, es decir, ataca los glóbulos rojos del organismo.

No son agresivas como las especies de cascabel y sus mordidas raramente son letales; sin embargo, cualquier persona que sea atacada tiene que ser atendida rápidamente. Su veneno es hemolítico, es decir, ataca los glóbulos rojos del organismo.

La serpiente cabeza de cobre se caracteriza por ejecutar mordidas de advertencia, es decir, no depositan veneno en su enemigo, sino que solo lastiman la piel con el fin de ahuyentar. Todos los crótalos son capaces de hacerlo, pero esta especie en particular lo lleva a cabo de manera más frecuente. Posteriormente, si el intruso no se aleja, las mordidas con veneno se hacen presentes.

Información sobre la serpiente cabeza de cobre

Serpiente Cabeza de Cobre – Agkistrodon contortrix

Hábitat y distribución

Son nativas del continente americano, distribuyéndose desde los Estados Unidos hasta el noroeste de México. Desde el sur de Nueva Inglaterra hasta el norte de Florida puede encontrarse la serpiente cabeza de cobre.

Ohio, New Jersey, Alabama, Oklahoma, Carolina del Sur y Maryland son algunos estados de la unión americana que contienen grandes poblaciones de Agkistrodon contortrix. En México se concentran en el norte, ocupando regiones de Chihuahua y Coahuila.

Su hábitat está conformado por bosques de hoja caduca, llanuras, pantanos, y zonas con temperaturas cálidas. Se esconden entre las rocas, en troncos de árboles, así como dentro de madrigueras ocupadas anteriormente por otros animales.

Alimentación

Actúan sigilosamente hasta acercarse lo suficiente para emboscar a su presa.

Son carnívoras y se alimentan de ratones, insectos, anfibios, aves pequeñas e incluso de otras serpientes.

Detectan a sus presas utilizando sus fosas sensibles al calor de otros animales, lo que les otorga información sobre la cercanía, posición y tamaño de su próxima comida. Actúan sigilosamente hasta acercarse lo suficiente para emboscar en un abrir y cerrar de ojos.

En parques zoológicos las alimentan de ratas, ratones y pollos.

Reproducción

Tanto hembras como machos alcanzan la madurez sexual a los cuatro años de edad. Con ayuda de la lengua bífida, los machos detectan partículas químicas en el aire para localizar a las hembras disponibles. Cuando se encuentran, el macho realiza actos de cortejo, tales como movimientos de cabeza e inclinaciones de la cabeza con el suelo, momentos que pueden llevar más de una hora.

La duración de la cópula es muy larga; se demoran de tres hasta ocho horas.

La duración de la cópula es muy larga; se demoran ¡de tres hasta ocho horas! y ellas por lo general solo lo realizan con un macho durante todo el año. En este largo acto, los machos producen una feromona que se impregna en las hembras para hacerlas desagradables para otros “pretendientes”. Por lo general, ellas no tienen deseo de volverse a aparear después de ese prolongado primer encuentro.

Su período de gestación es de tres a nueve meses y son ovovivíparos. Dan a luz de cuatro a veinte crías vivas de aproximadamente 20 cm de largo. Su expectativa de vida es muy corta, pues viven hasta los 18 años.

Amenazas

No se reportan mayores amenazas para esta especie de serpiente. La pérdida del hábitat y su fragmentación han disminuido las poblaciones de Agkistrodon contortrix; sin embargo, aún se conserva gran cantidad de individuos. Están dentro de la categoría Preocupación Menor por la UICN (IUCN en inglés).